Se produjo un error en este gadget.

jueves, 29 de octubre de 2009

Ave María







¡Ave María!

¡Te saludo con profundo respeto a Ti que eres sin pecado ni desgracia!

Líbranos de la miseria y de las desgracias de nuestros pecados.


¡Ave María!

Iluminada con los rayos del Sol de justicia.

Comunícanos tus luces para liberarnos de las tinieblas de la ignorancia y del error.



¡Ave María!

Estrella del mar y estrella polar, que guías nuestro peregrinar por este mundo.

Corrige nuestro extravío, llévanos a la senda del Cielo, condúcenos al puerto de salvación.


¡Ave María!

Que en el cielo eres mar de purísimas dulzuras, aunque el mundo te lleno de amarguras.

Convierte nuestra tristeza en gozo y nuestras aflicciones en consuelo.


¡Ave María!

¡Llena de gracia y de todos los dones del Espíritu Santo!

Humildemente te pedimos nos comuniques tus gracias.


¡Ave María!

Toda la Santísima Trinidad está contigo, pues eres su precioso Templo.

Colócanos bajo la protección y salvaguarda de nuestro Señor.





Basado en El Secreto Admirable del Santo Rosario (n°57), San Louis-Marie Grignion de Montfort


miércoles, 24 de junio de 2009

Libertad y derecho a la Vida

Estos son dos de los más importantes postulados de la Carta Magna.

La libertad nos concede licencia para todo, excepto para causar daño. Porque si lo causamos, la libertad no es para todos y entonces no es libertad, si no hipocresía e injusticia.

El peor daño de todos, por irreparable, es la muerte. Con la muerte no hay opciones, no hay letra constitucional, no hay nada. La muerte no es un derecho, si no la imposibilidad de disfrutar de derechos que son irrenunciables, como la vida.

El Estado, por medio de todos sus órganos, debe salvaguardar estos valores para todos los ciudadanos por igual, poniendo especial celo en asegurar la protección de aquellos que son más débiles, que precisamente dependen del buen funcionamiento del Estado para poder contar con la defensa de sus derechos.

Si el Estado acepta administrar la muerte para el no nacido, para el enfermo, para el criminal, estaría conculcando el derecho a la vida y sentando las bases para también relativizar, más adelante, el valor de la vida del desposeído, del incapaz o de aquel que es diferente. Por este camino, en el largo plazo, el Estado liquidaría su propia vida.

El Estado debe privilegiar la vida para asegurar su propia existencia. Las Naciones se construyen con el trabajo de sus ciudadanos, de los que están vivos, no de los que están muertos. Por esto, el Estado debe promover a la familia que procree responsablemente y eduque a sus hijos en la preservación de estos valores. El estado debe promover la salud y el soporte vital para la recuperación, reinserción y adaptación de los ciudadanos enfermos y de los discapacitados. El Estado debe promover la prevención de todo crimen, pero una vez ocurrido también debe promover la regeneración de cualquier ciudadano que haya trasgredido las leyes. A contrapelo de esto, el aborto, la eutanasia y la pena de muerte, son tan despreciables como cualquier asesinato; son antivalores que corrompen al Estado y, como ya se dijo, le inoculan su propia muerte.

El fin de la libertad debería ser la vida; el de la vida debería ser la creación de tanta felicidad como sea posible para merecer esta libertad; y el del Estado, custodiar siempre el sostenimiento de este círculo virtuoso.

lunes, 1 de junio de 2009

ORACIÓN DE ARREPENTIMIENTO





Padre Celestial, hoy acudimos ante ti para pedirte perdón e implorar tu dirección y guía.

Conocemos tu Palabra y esta dice “¡Ay de los que llaman bien al mal y mal al bien!” (Is 5,20), pero esto es exactamente lo que hemos hecho. Hemos perdido nuestro norte espiritual y torcido nuestros valores.

Confesamos que:
· Hemos ridiculizado la verdad absoluta de tu Palabra y decimos que todo depende del punto de vista.
· Hemos adorado a otros dioses y decimos que es diversidad y respeto a otras culturas.
· Hemos respaldado la perversión y decimos que es un estilo de vida alternativo.
· Hemos explotado al pobre y decimos que es suerte.
· Hemos ignorado a los necesitados y decimos que es supervivencia.
· Hemos premiado la flojera y decimos que es asistencialismo.
· Hemos asesinado a los no nacidos y decimos que es libertad de elección.
· Hemos asesinado abortistas y decimos que es justificable.
· Hemos sido negligentes en disciplinar a nuestros hijos y decimos que esto es desarrollar la autoestima.
· Hemos abusado del poder y decimos que es destreza política.
· Hemos codiciado los bienes de nuestros vecinos y decimos que es ambición.
· Hemos contaminado el aire con irreverencia, blasfemia y pornografía y decimos que es libertad de expresión.
· Hemos ridiculizado los largamente consagrados valores de nuestros antepasados y decimos que es progreso.

Oh Dios, mira en lo profundo de nuestros corazones; pruébanos y comprueba si hay algo malo en nosotros; purifícanos y líbranos de todos nuestros pecados.

Guía y da tu bendición a los hombres y mujeres que han sido enviados por el pueblo y predestinados por ti para llevar las riendas del gobierno.

Concédeles tu sabiduría para que sepan discernir y dirigirnos al cumplimiento pleno de tu voluntad. Te lo pedimos por Jesucristo, tu hijo y nuestro Señor.Amén.

Aunque no es una traducción literal, esta es una transcripción aceptable del mensaje contenido en la oración realizada por el Pastor Joe Wright, de la Iglesia Cristiana Central, en la instalación de la Cámara de Diputados de Kansas, en Topeka, el día 23 de Enero de 1996. Ha circulado continuamente en internet desde esa fecha. Fue escrita por el Pastor Bob Russell de la congregación del sureste (EE.UU). El significado y valor de esta oración trasciende las diferencias que puedan existir entre Iglesias y denominaciones. Cristo es uno (cf. Jn 17, 21-23).


viernes, 15 de mayo de 2009

Siguiendo a Jesús

“Si quieres ser perfecto - le dijo Jesús - ve, vende todo lo que tienes y dalo a los pobres; así tendrás un tesoro en el cielo. Después, ven y sígueme” (Mt 19, 21).

¿Vender todo lo que se tiene y darlo a los pobres? Si esto se hace literalmente para dar todo lo recaudado a los pobres, entonces mañana, después que nos lo hayamos comido, todos seríamos pobres; ellos que ya lo son y también yo con los míos. ¿Puedo cumplir el mandato de Jesucristo sin enfrentar este destino? “Para los hombres esto es imposible, pero para Dios todo es posible”  (Mt 19, 26).

Ya he leído antes en el Evangelio sobre vender todo: “El Reino de los Cielos se parece a un tesoro escondido en un campo; un hombre lo encuentra, lo vuelve a esconder, y lleno de alegría, vende todo lo que posee y compra el campo” (Mt 13, 44). En esta parábola, el hombre vende todo para comprar el campo con el tesoro escondido. Vive un proceso de conversión más que profunda, completa. Venderlo todo significa dejar atrás toda su vida anterior. Comprar el campo con el tesoro escondido significa vivir una vida nueva, como un hombre nuevo, en armonía con la fe, siguiendo a Jesucristo, viviendo por Él, viviendo en Él (cf. Gál 2, 20).

Sobre la riqueza de bienes materiales, siempre debemos recordar que todo bien viene de Dios, y debemos agradecerle a Él  por todo bien que recibimos. Toda la tierra le pertenece a Él (cf. Ex 19, 5; Sal 24, 1) y nos la ha dado a los hombres y mujeres para nuestro beneficio (cf. Gén 1, 28-30); pero no para que atesoremos los bienes materiales: “No acumulen tesoros en la tierra, si no en el cielo. Allí donde esté tu tesoro, estará también tu corazón” (cf. Mt 6, 19-21). Más bien, Jesús nos dice: “Busquen primero el Reino y su justicia, y todo lo demás se les dará por añadidura” (Mt 6, 33). Sin importar si se tiene en abundancia o no, cualquier bien material se disfruta plenamente cuando se puede usar para hacer obras buenas, compartiéndolo, con generosidad (cf. 1 Tim 6, 17-18). También debemos recordar que “al que se le dio mucho, se le pedirá mucho; y al que se le confió mucho, se le reclamará mucho más” (cf. Lc 12, 41-48).

A la luz de estas reflexiones, puedo decir que yo, que seguí la vocación del matrimonio y he fundado una familia, puedo ver un camino en el que puedo corresponder a la “realidad histórica” de mi vida, en armonía con mi fe. Efectivamente, durante mi conversión he, más que vendido, liquidado mi vida anterior. Y aunque pueden quedar algunas cosas pendientes, para mí y para las personas que me conocen, mi vida ha cambiado sustancialmente. Ahora vivo para que mi vida y mi fe sean una sola cosa.

Todos mis bienes estarán en breve a la disposición del pobre. Y lo hago libremente, porque así lo prefiere Dios. Porque no hay mérito en hacerlo obligado por los hombres. No hay mérito en quien obliga, ni hay mérito en quien es obligado. Es en esta decisión en donde no solo creo en Jesús, si no que también le creo a Jesús, creo en su Evangelio. Es aquí en donde reconozco que no soy dueño si no administrador. Todo se entrega al pobre, pero no como una dádiva efímera. Es aquí en donde se materializa la idea de un instituto para capacitar en oficios a un tipo de pobre muy particular. Se trata de personas que son pobres porque no tienen opción, porque no estudian, porque no tienen trabajo, porque no se realizan productivamente. Estos pobres son aquellos con discapacidad intelectual. Todos tenemos un talento y ellos están esperando para que les ayudemos a descubrir el suyo. Todo esto ocurrirá en una modesta finca denominada Nazaret, porque este es el lugar en donde el Cielo se encontró con la tierra, en donde el Verbo se hizo carne y en donde, desde niño, aprendió el oficio de carpintero bajo la guía de su padre adoptivo. Este proyecto es el resultado de una idea que venimos acariciando desde hace unos cuatro años y que hemos compartido, mi esposa y yo, con muchos de ustedes. Les pido nos incluyan en sus oraciones para que todo se realice según la voluntad de Dios.

No sé si esto me dará un tesoro en el Cielo. Y en realidad no es esto lo que me mueve. Como escribió en sus versos Fray Miguel de Guevara, es Cristo quien me mueve. Es Él quien desde esa cruz con su mirada me dice Yo Soy el Camino, la Verdad, y la Vida. Aquí voy Jesús. Todo lo hago por ti, todo lo hago para ti.

Lorenzo D. Sanjuán


viernes, 13 de marzo de 2009

El plan del enemigo

Hoy comparto con ustedes esta interesante reflexión que me llegó por correo:

El enemigo, satanás, convocó una convención mundial de demonios. En su discurso de apertura dijo lo siguiente.

“No podemos hacer que los cristianos dejen de ir a la iglesia. No podemos evitar que lean la Biblia y conozcan la verdad. No podemos evitar que formen una relación intima con su Salvador. Una vez que establecen esa conexión con Jesucristo, nuestro poder sobre ellos se pierde”.

“Así que déjenlos asistir a sus iglesias; déjenlos que tengan sus cenas familiares con platos y cubiertos, pero róbenles su tiempo, de manera que no tengan tiempo para desarrollar una relación profunda con Jesucristo”.

“Esto es lo que quiero que hagan: Distráiganlos durante todo el día”.

“¿Cómo haremos eso?” - Gritaron los demonios.

“Manténgalos ocupados en las nimiedades de la vida e inventen innumerables proyectos que ocupen sus mentes, respondió satanás”.

“Tiéntenlos a gastar, gastar y gastar. Persuadan a las esposas para que vayan a trabajar por largas horas y a los esposos a trabajar de 6 a 7 días cada semana y de 10 a 12 horas al día, para que puedan costearse sus estilos de vida vacíos”.

“¡Por nada del mundo los dejen pasar tiempo con sus hijos y seres queridos! A medida de que sus familias se fragmenten, pronto, sus hogares no serán un escape a las presiones del trabajo”.

“Sobre-estimulen sus mentes para que no puedan escuchar esa voz. Tiéntenlos a que escuchen sus radios siempre que conduzcan sus vehículos. A que mantengan constantemente encendidos, en sus hogares, su tv, dvd y su mundo toque constantemente música mundana”.

“Llenen las mesas de centro con revistas y periódicos. Bombardeen sus mentes con noticias las 24 horas del día. Inunden su correo con basura, catálogos, rifas, servicios y falsas esperanzas”.

“Pongan modelos bellas y delgadas en las revistas en la tv, para que los esposos crean que la belleza exterior es lo que importa y se sientan insatisfechos con sus esposas”.

“Mantengan a las esposas demasiado agotadas para amar a su esposo por la noche. Denles dolores de cabeza, si ellas no les dan a sus esposos el amor que ellos necesitan, ellos lo empezaran a buscar en otra parte rápidamente”.

“Denles a Santa Claus para que los niños no conozcan el verdadero sentido de la Navidad”.

“Aún en horas de distracción y esparcimiento, háganlos que sean excesivos. Que regresen agotados”.

“Y cuando tengan reuniones de tipo espiritual, involúcrenlos en chismes y charlatanería para que salgan de ahí con sus conciencias perturbadas”.

“Pronto estarán trabajando con sus propias fuerzas, sacrificando su salud y su familia ¡Funcionará!”.

Finalmente, podemos preguntarnos: ¿Ha tenido éxito el diablo con su plan? ¿Cuál es tu respuesta?

miércoles, 11 de marzo de 2009

Bienvenido Juan Pablo

Hoy es 11 de Marzo y a 10 para las 4 de la mañana, nació Juan Pablo.

Te pido Dios, que lo Bendigas, lo Guardes y lo hagas un buen cristiano; lo mantengas en tu rebaño y lo guíes por el camino del bien; lo asistas para rechazar todas las tentaciones y para superar todas las amenazas y dificultades de este mundo; lo hagas un hombre de bien y de provecho, dedicado a TI y a tu Iglesia, a la comunidad y a la familia; tu Espíritu Santo le conceda tus dones y Juan Pablo los agradezca y los aproveche para desarrollar todos sus talentos y potencialidades y produzca buen fruto agradable a ti, Padre Celestial. Por Jesucristo nuestro Señor.


lunes, 23 de febrero de 2009

La Perfección de Dios...

Con esta historia, que puede ser fábula, se ilustra en qué puede consistir la Perfección de Dios, la misma que Él quiere que nosotros alcancemos.


sábado, 21 de febrero de 2009

¿Afuera y Juzgándonos?...



Estimado Sr Arreaza,

Hoy leí su artículo en el que nos relata parte de su experiencia recientemente vivida en la India (Diario El Universal, 21/02/2009; "Infeliz, libera tu mente").

Me sorprendió ver que viniendo cargado positivamente de su experiencia, la emprende usted desde el primer párrafo en una descarga más o menos velada hacia las religiones que denominamos Abrahámicas. Quiero compartir con usted algunos elementos de información y salir en defensa de mi Dios, de mi Fe, de mi Religión y de mi Iglesia.

En su escrito usted nos dice "Esto lo atribuyo a que su religión, el hinduismo, enseña conceptos positivos". Ciertamente todas las religiones conocidas, y vivas actualmente, enseñan conceptos positivos. De hecho, la palabra religión significa religar, que es volver a unir. Mal pudiera una práctica que se precie de religiosa promocionar la división y desunión, o cualquier enseñanza que conduzca al conflicto. Si lo hace no es religión, es otra cosa.

También dice usted: "en especial que Dios está dentro de nosotros y en todas partes". La doctrina católica nos enseña que Dios es Amor y que lo ha derramado en nuestros corazones por el espíritu santo que nos ha sido dado (cf CIC 733). De hecho, ninguno de nosotros reconoce a Jesucristo como Señor si no es por el influjo del espíritu santo, porque Dios ha enviado a nuestros corazones el espíritu de su hijo que clama ¡Abba Padre! (cf CIC 683). Con base en esto (un par de citas entre muchas otras), podemos decir que Dios (que es Padre y es Hijo y es Espíritu Santo, tres y uno), habita dentro de cada uno de nosotros y está en todas partes. Adicionalmente, Jesucristo que es la encarnación de la palabra de Dios (cf Jn 1, 1-3. 14), luego se hace Eucaristía (cf Jn 6, 35; Mt 26, 26-28) para permanecer con nosotros (en todos los Sagrarios del Mundo) hasta el final de los tiempos (cf Mt 28, 20b).

Hace usted una puntualización sobre Dios y dice: "(y no fuera de nosotros juzgándonos)". Ya vimos que no está fuera de nosotros (no lo inventamos, nos lo dijo Jesucristo [cf Hch 1, 8]). Debo decir que la doctrina católica nos habla de juicio, pero este no ocurre en presente continuo si no en futuro. Primero como juicio individual, cuando a cada quien se le vaya terminando su temporada por acá. Luego como juicio total, al final de los tiempos. Y este es el tema que suele ser más álgido en la argumentación del no creyente. Les cuesta aceptar que hay que rendir cuentas por el uso que hacemos de nuestra libertad. Ciertamente, porque somos imagen y semejanza de Dios, somos libres y tenemos un alma que nos hace conscientes. Libres para hacer el bien y conscientes para saberlo. Cuando usamos nuestra libertad para hacer mal, a nosotros mismos, a otros, al ambiente, dejamos de ser libres y nos convertimos en libertinos. Y cada quien sabe muy bien cuando hace algo malo, por lo que nosotros mismos somos nuestros jueces en presente continuo. Ciertamente Dios nos ha dado primero la Ley Natural, luego los 10 mandamientos y finalmente los ha agrupado en dos máximas de amor. Si se fija cuidadosamente lo que hacen estos mandamientos es advertirnos de las cosas malas que nos hacen daño. Es lo mismo que hace cualquier padre amoroso cuando ve que su hijo puede hacer algo que le causará algún daño o incluso la muerte. "Hijo no hagas eso". Imagine si nuestras consciencias no tuvieran esta frontera, cuanto peor sería el mundo en que habitamos. Y le doy otro dato, nos cuesta rendir cuentas porque creemos que somos dueños. Pero no, solo somos administradores. Nada es nuestro, todo es de Él. La idea es que le regresemos todo mejor que cuando lo recibimos y recibiremos una buena evaluación.

Seguidamente usted dice: "y que mediante prácticas diarias podemos estar en directo y positivo contacto con esa Divina Energía;". La Fe católica la vivimos en 5 dimensiones que, más que diarias, son continuas. Permanentemente evangelizamos "a tiempo y destiempo". Oramos en todo momento, al levantarnos, en cada comida, al iniciar cada trabajo, al saludar, al salir de un lugar y al llegar a otro, y antes de dormir. Varias veces al día podemos celebrar la misa para adorar a Dios y recordar/revivir sus más grandes misterios. Allí en el templo podemos simplemente contemplar el Santísimo Sacramento que es Jesucristo en cuerpo, sangre, alma y divinidad. Más aún, podemos comulgar (si estamos preparados) y recibirlo para hacernos nosotros parte de Él por un momento. Qué mayor contacto con la Divinidad. Muchos responden con más fuerza al llamado que nos hace para servir a los demás y se convierten en apóstoles. Otros ayudan a construir comunidad y paz. Todo esto muy positivo.

Afirma usted que "luego, que no se sienten, ni consideran a los demás, ni pecadores ni malos, porque el pecado no existe, sólo cometemos errores que podemos corregir y aprender a evitar". Aquí es bueno aclarar lo que significa pecado. Viene del latín peccātum, y significa transgresión. Es la acción voluntaria de ir en contra de un precepto tenido por bueno (wiki, drae). Por otra parte error es toda acción desacertada o equivocada. Fíjese que el concepto de pecado no juzga, solo califica; mientras que el concepto de error, por si mismo, juzga. Todo el asunto de este argumento, parece subrayar la afirmación anterior sobre sentirse juzgado. El pecado existe porque voluntariamente la gente opta por hacer algo que no es bueno si no malo. No es posible descargar esta responsabilidad, independientemente que queramos llamarla pecado o error. Ciertamente no me corresponde a mí, como hombre, juzgar los pecados de ningún otro, porque yo mismo, al igual que todos, soy pecador. El pecado no desaparece porque yo diga que no existe, si no porque lo reconozco y me arrepiento y busco reconciliarme con Dios. Cuando procuro mantenerme cerca de Dios, entonces gano en fuerzas para evitar y alejarme del pecado.

Señala usted lo siguiente "víctimas de conceptos religiosos fantasiosos y negativos (...) que los separan de su Espíritu y de los demás, que los mantienen fuera de la realidad creando desarmonía". Solo puedo decirle que Dios es quien busca al hombre y es Él quien nos ama. No al revés. Esto lo sabemos porque hace unos 2000 años habitó entre nosotros y nos explicó toda la Verdad revelada desde la primera manifestación a Abrahám. Nos mostró el Camino para alcanzar la Vida. Es ofensivo e intolerante que usted se refiera a esto como fantasioso y negativo. Aquel que obra en nombre de Dios no puede hablar mal de Él, porque no estaría con Él si no contra Él (cf Mc 9, 38-40).

Finalmente, cercana ya la semana santa, recordemos cuando Pilato interrogaba a Jesús en el pretorio. Ante la afirmación de Jesús de "para esto he venido al mundo: para dar testimonio de la Verdad. Todo el que es de la Verdad, escucha mi voz", Pilato simplemente replicó "¿Qué es la Verdad?". Solo puedo concluir diciendo que nadie puede convencer de la Verdad a quien no quiere escucharla.

Que Dios le bendiga con su Gracia.

Por y para Jesucristo, Lorenzo D. Sanjuán

viernes, 6 de febrero de 2009

Ven, mi amado Señor

Lecha Dodi (se pronuncia "Leja Dodi") es cantado por el pueblo Judío en el servicio de vísperas para recibir el día del descanso, el Sábado, que para nosotros los católicos es el día de María, nuestra Reina. Lo publico como una pequeña muestra de lo que nos une a Judíos y Católicos, en el Plan de Salvación que Dios ha diseñado para todos.

"Ven, mi amado Señor.
Déjanos recibir tu Descanso, que es la Reina de nuestros días.

Ven, deja que todos recibamos tu Descanso, nuestra Reina sublime,
Fuente de bendiciones en cualquier clima.
Elegida por ti desde el principio,
en tus pensamientos ella precede los seis días de la Creación.

Ven, mi amado Señor.
Déjanos recibir tu Descanso, que es la Reina de nuestros días.

Levántense y sacúdanse el polvo de la tierra.
Vístanse de trajes gloriosos que reflejen su valía.
Su Hijo Amado pronto nos llamará a todos a renacer.
Mi alma ya siente los cálidos rayos de su justicia.

Ven, mi amado Señor.
Déjanos recibir tu Descanso, que es la Reina de nuestros días.

Despiertos y levantados para recibir su nueva luz
Porque en su fulgor el mundo será brillante.
Cantaremos con fuerza, porque la oscuridad se habrá desvanecido.
Por tu intercesión el Señor nos muestra su Gloria.

Ven, mi amado Señor.
Déjanos recibir tu Descanso, que es la Reina de nuestros días.

Y entonces tus enemigos serán ellos mismos destruidos;
Los saqueadores, muy lejos, vivirán en la nada.
Y entonces Dios te celebrará a ti, su descanso, desbordante de alegría,
Como el novio con su novia cuando sus ojos buscan su mirada.

Ven, mi amado Señor.
Déjanos recibir tu Descanso, que es la Reina de nuestros días.

Pónganse todos de pie y de cara a la entrada en un saludo simbólico
a la Novia, descanso de nuestro Señor.

Ven en paz, alma gemela, dulcísimo regalo del Señor,
Saludada con alegría y en nuestras canciones también amada
En medio del pueblo de Dios, fiel y entregada.
Ven, descanso del Señor; ven, corona de los días.

Ven, mi amado Señor.
Déjanos recibir tu Descanso, que es la Reina de nuestros días."

miércoles, 28 de enero de 2009

Versos para mi hermana...

Reina solo es María,
Madre de Dios,
Pero entre sus princesas te debe contar.
El Amor que encuentras en ella,
Que proviene de su Hijo,
Solo ella te lo puede dar.

Con ella eres siempre primera,
Nunca ocupas segundo lugar;
Con ella todo es siempre nuevo,
Y todo, con ella, lo vas a estrenar.

Sé que en este momento,
Tu vida en el cruce del camino está;
Llama a tu Madre María,
Para que no equivoques tu destino,
Que es estar con ella, cuando ya con más nadie puedas estar.

Todo en este mundo es espejismo,
Solo Dios es Verdad;
Si quieres conocerle, permanece con María,
Que ella a Él te llevará.

sábado, 10 de enero de 2009

La Santísima Trinidad

Explicación esquemática del misterio de la Santísima Trinidad.

Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.


Para algunas reflexiones sobre el misterio de la Santísima Trinidad, le invitamos a hacer clic aquí.


viernes, 2 de enero de 2009

Deseos de Año Nuevo

Que descubras ese lugar que esconde el verdadero tesoro, ese que no se agota jamás, y entonces vendas todo lo que tienes para comprar ese lugar y vivas feliz allí por muchos años más. 

Que vengan a ti y puedas ver, abrazar y disfrutar todas las cosas buenas que tu corazón anhela. 

Que escuches todas las palabras buenas que quieres escuchar y tus oídos sepan reconocerlas para tu regocijo. 

Que todos podamos entender la voluntad que Dios nos comunica contigo y recibas toda la felicidad que viene con esta revelación. 

Que descubras toda la libertad que tienes y que con confianza colocamos cada día en tus manos y que la uses siempre para hacer el bien. 

Que la Esperanza que sentimos con tu llegada, perdure durante toda tu vida y puedas darla en herencia a todos los que desciendan de ti. 

Que recibas toda la luz que necesitas para discernir lo que es mejor para alcanzar la verdadera felicidad, la única que nada ni nadie te podrá quitar jamás. 

Que puedas escuchar y responder al llamado de tu Fe que clama a gritos desde tu corazón. 

Que puedas confirmar que el verdadero amor de tu vida, el que realmente te llena, te rebosa y no se acaba, siempre ha estado contigo. 

Que sigas siempre la Luz verdadera que te llama y te guía, y no te detengas jamás hasta que llegues a su fuente. 

Que se haga siempre la voluntad de Dios y que los deseos que aquí escribo se parezcan, aunque sea un poquito, a lo que Él quiere para nosotros. 

Que Dios  siga bendiciéndonos con todos los dones que ya nos regala y permita que podamos ser faros para irradiar su luz y romper las tinieblas que nos amenazan.

Amén.