Se produjo un error en este gadget.

lunes, 28 de abril de 2008

Manifiesto de FE

Mucho antes de que DIOS TODOPODEROSO hiciera verdad el principio y la historia, primero la prefiguró y se vio a sí mismo como PADRE, como HIJO y como ESPÍRITU SANTO.

Como PADRE , DIOS manifiesta su OMNIPOTENCIA como CREADOR de todas las cosas del universo, visibles e invisibles. Como PADRE causa, mientras engendra y crea. Miremos a nuestro alrededor y reconoceremos que todas las cosas han sido causadas por alguien y por algo. El primero, que causo todo y no fue causado, es DIOS.

Como HIJO, DIOS anticipa la necesidad de encarnarse y ser HOMBRE para salvar a la humanidad a través de una alianza eterna sellada con la muerte sacrificial de la carne y su resurrección. Así será REY hasta el fin de los tiempos y será JUEZ de todas las almas. HIJO significa ser engendrado por el PADRE, para ser de su misma naturaleza.

Como ESPIRITU SANTO, DIOS se hace SEÑOR de la VIDA, lo que significa que todo lo que vive procede de ÉL. También prevé DIOS que de este modo será la LENGUA de los Profetas para darnos su palabra a través de ellos. Y en su inefable sabiduría DIOS decidió que su ESPIRITU SANTO sea como un aliento que procede del PADRE y DEL HIJO para insuflar a las criaturas que se llenarán de vida verdadera y eterna.

Pero quiso DIOS, en su poder infinito, que el PADRE y el HIJO y el ESPÍRITU SANTO, más que roles fueran personas y que, más que partes incompletas, cada persona fuera completa y discernible para sus criaturas, en la medida en que por su intermedio se nos fuera revelando. Llegará el día en que lo entendamos y dejará de ser un misterio. Ese día estaremos en la presencia del ÚNICO DIOS y, al mismo tiempo, de las tres personas a través de las cuales ÉL se manifiesta.

De esto que aquí escribo, convencido estoy sin haber visto ni tocado. La FE hace que mi entendimiento llegue lejos, empero me lleva aún mucho más lejos.

La FE no es inerte. El signo de la FE implica responsabilidad que es fidelidad. Debemos ser consecuentes con la FE que profesamos. Si uno se dice a sí mismo “creo en DIOS”, tiene que moverse por lo que eso significa. Ayuda partir del conocimiento de lo que es realmente importante para que esa fidelidad y esa relación, prosperen, perseveren y alcancen su fin.

DIOS es lo único que es verdadero, todo lo demás es una ilusión. Aquellos que comprenden y viven esto, viven de verdad y para siempre. Todo el que tiene FE y se mantiene fiel, llegará a alcanzar esta vida, que no es vida del cuerpo si no del espíritu en comunión con DIOS.