Se produjo un error en este gadget.

miércoles, 28 de enero de 2009

Versos para mi hermana...

Reina solo es María,
Madre de Dios,
Pero entre sus princesas te debe contar.
El Amor que encuentras en ella,
Que proviene de su Hijo,
Solo ella te lo puede dar.

Con ella eres siempre primera,
Nunca ocupas segundo lugar;
Con ella todo es siempre nuevo,
Y todo, con ella, lo vas a estrenar.

Sé que en este momento,
Tu vida en el cruce del camino está;
Llama a tu Madre María,
Para que no equivoques tu destino,
Que es estar con ella, cuando ya con más nadie puedas estar.

Todo en este mundo es espejismo,
Solo Dios es Verdad;
Si quieres conocerle, permanece con María,
Que ella a Él te llevará.

sábado, 10 de enero de 2009

La Santísima Trinidad

Explicación esquemática del misterio de la Santísima Trinidad.

Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.


Para algunas reflexiones sobre el misterio de la Santísima Trinidad, le invitamos a hacer clic aquí.


viernes, 2 de enero de 2009

Deseos de Año Nuevo

Que descubras ese lugar que esconde el verdadero tesoro, ese que no se agota jamás, y entonces vendas todo lo que tienes para comprar ese lugar y vivas feliz allí por muchos años más. 

Que vengan a ti y puedas ver, abrazar y disfrutar todas las cosas buenas que tu corazón anhela. 

Que escuches todas las palabras buenas que quieres escuchar y tus oídos sepan reconocerlas para tu regocijo. 

Que todos podamos entender la voluntad que Dios nos comunica contigo y recibas toda la felicidad que viene con esta revelación. 

Que descubras toda la libertad que tienes y que con confianza colocamos cada día en tus manos y que la uses siempre para hacer el bien. 

Que la Esperanza que sentimos con tu llegada, perdure durante toda tu vida y puedas darla en herencia a todos los que desciendan de ti. 

Que recibas toda la luz que necesitas para discernir lo que es mejor para alcanzar la verdadera felicidad, la única que nada ni nadie te podrá quitar jamás. 

Que puedas escuchar y responder al llamado de tu Fe que clama a gritos desde tu corazón. 

Que puedas confirmar que el verdadero amor de tu vida, el que realmente te llena, te rebosa y no se acaba, siempre ha estado contigo. 

Que sigas siempre la Luz verdadera que te llama y te guía, y no te detengas jamás hasta que llegues a su fuente. 

Que se haga siempre la voluntad de Dios y que los deseos que aquí escribo se parezcan, aunque sea un poquito, a lo que Él quiere para nosotros. 

Que Dios  siga bendiciéndonos con todos los dones que ya nos regala y permita que podamos ser faros para irradiar su luz y romper las tinieblas que nos amenazan.

Amén.