Se produjo un error en este gadget.

viernes, 30 de julio de 2010

Todas las cosas para el bien










"Dios dispone todas las cosas para el bien de los que lo aman, de aquellos que él llamó según su designio." - Rm 8, 28








La belleza, la riqueza y la alegría del mundo,

son todas efímeras, pero aun así tienen un buen propósito:

hacernos pensar en la belleza indescriptible del Dios eterno,

en la riqueza imperecedera del Cielo y

en la alegría de nuestra cita con nuestro Señor,

alegría que nada ni nadie nos podrá quitar.


sábado, 10 de julio de 2010

Reflexiones sobre la Felicidad





En el sermón de la montaña Jesús nos dice, por medio de las bienaventuranzas, que la verdadera felicidad está en: 
  • Vivir como si no tuviéramos nada, aún teniendo, con el corazón sin apego a las cosas de este mundo, amando a Dios por encima de todo. 
  • Abandonar toda forma de violencia y obrar con un temperamento apacible, sosegado, tranquilo, que corresponda con un corazón paciente, que conoce las propias limitaciones y debilidades. 
  • Llevar con paciencia los dolores y sufrimientos de este mundo, sin reservarnos el llanto ni rechazar el consuelo. 
  • Esperar el premio de la justicia de Dios, perdonando todas las ofensas de este mundo. 
  • Sentir en el propio corazón la necesidad de los demás, haciendo el bien material y espiritual a los más pequeños del Reino de nuestro Señor. 
  • Perseverar en la devoción a las cosas santas, así como en la compasión, para presentar un corazón limpio a Dios. 
  • Colaborar en la construcción de la paz en cualquier lugar a donde podamos llegar. Una paz de justicia, reconciliación, amistad y concordia, pero sobre todo la Paz de Cristo, de confianza en el perdón de los pecados y de esperanza en la resurrección y en la vida eterna. 
  • Ser perseguidos, pero por cumplir celosamente los mandamientos de Dios y por hacer siempre lo que es agradable a Dios. 
  • Ser rechazados por el mundo, pero por rechazar también lo que el mundo quiere que hagamos.
Mientras vamos peregrinando por este mundo vamos descubriendo que hay cosas que duran solo un instante; otras duran unos días; otras llegan a durar años; algunas incluso deben durar toda la vida; pero lo mejor es eterno. El secreto de la felicidad está en diferenciar y reconocer lo uno de lo otro y hacer todo por preferir lo que es eterno.





Share |

viernes, 9 de julio de 2010

El verdaderamente Justo, siempre es Justo



Ya se va haciendo uno la idea, por cotidianidad, que el "hombre nuevo" de este socialismo que nos toca, es un hombre que por fuerza debe estar sujeto a la línea del partido único, que es la línea del líder único. Sujeción que implica mejor estar callado, porque ya el líder lo dijo todo.



Tan pronto alguien presenta un argumento para hacer ajustes que permitan que todos los venezolanos tengamos cabida, entonces ya deja de ser "masa", "colectivo", "pueblo", para convertirse en otra cosa, irrepetible por ser irrespetuosa.

Ciertamente el Señor Cardenal habla desde una palestra, a la que ha llegado después de toda una vida de servicio. El Señor Presidente también lo hace desde su respectiva palestra, a la que ha llegado ganado las elecciones que le ha tocado enfrentar. Ambos tienen mérito para estar en donde están, ambos tienen perfecto derecho para hablar y proponer. Ninguno tiene derecho para insultar.

Lamentablemente hoy se hace apología de este delito y se pasa a justificar una conducta reprochable: el insulto. Espero que los que lo hacen no se vean en la situación de emitir una opinión frontalmente contraria a la de la línea del líder único, porque entonces lamentarán haber aplaudido lo que hoy aplauden (como ya ha ocurrido muchas veces).

Que Dios les conceda la Gracia.


Share |